Te recomiendo

sábado, 25 de agosto de 2007

Cruceros

Los cruceros son grandes barcos de guerra capaces de desplazar 10.000 toneladas. Algunos, como la clase Moskva rusa o el Invincible británico de cubierta oblicua, transportan aviones de alas fijas. La mayoría pueden llevar helicópteros para el reconocimiento y la búsqueda de submarinos. Los de mayores dimensiones pertenecen a la clase Kirov rusa. Éstos pueden desplazar 28.000 toneladas y están armados con misiles de superficie y con una gran variedad de sensores y armas antisubmarinos. Están preparados para añadir una gran potencia de choque al grupo de un portaaviones o para llevar a cabo en solitario una expedición de guerra antisubmarina.

Otros cruceros más pequeños de la Marina rusa, como las clases Slava o Kara, están todavía más especializados y por lo general sólo intervienen en acciones de superficie o en la guerra antisubmarina. En la Marina estadounidense la mayoría de los cruceros son barcos de defensa antiaérea cuya misión es proteger a los portaaviones nucleares gigantes.

Algunos, como la clase USS Virginia, poseen también un reactor nuclear con lo que su velocidad y resistencia se equipara a los portaaviones que escoltan. Otros disponen de sofisticados sistemas ofensivos aire-aire. La clase Aegis, por ejemplo, lleva un potente conjunto de radar en fase que proporciona 360° de visión y puede seguir hasta 200 objetivos de forma simultánea. Los ordenadores eligen automáticamente las armas más apropiadas para atacar: desde los misiles cargados hasta las ametralladoras Phalanx multicañón de corto alcance, pero siempre bajo la supervisión de los oficiales responsables.

El sistema puede funcionar de forma autónoma en un entorno de alto peligro: la clase Aegis alcanzó cierta fama cuando uno de esos barcos derribó por accidente un avión civil iraní en 1988. Estos cruceros tienen una velocidad máxima de unos 30 nudos y una tripulación aproximada de 600 personas.