Te recomiendo

sábado, 25 de agosto de 2007

Barcos de Guerra Anfibios

La posibilidad de desembarcar tropas en territorio hostil ha sido una parte vital de la estrategia naval desde el siglo XIX. Pero la campaña del Pacífico durante la II Guerra Mundial subrayó la importancia de las operaciones anfibias. El transporte marítimo es una forma de trasladar a las fuerzas, en especial si los habitantes locales no pueden construir pistas para el transporte aéreo.

Los barcos de asalto anfibio deben estar equipados para transportar lanchas de desembarco que puedan operar en la playa, en aguas poco profundas y con poco espacio. También deben tener una cubierta de aterrizaje capaz de permitir el funcionamiento de una flotilla de helicópteros para el transporte aéreo de las tropas. Lo más importante es que dispongan del espacio necesario para conducir a centenares de soldados y su equipo, que puede incluir carros blindados, artillería y otros vehículos.

Los mayores barcos del mundo de este tipo son los de la clase Tarawa de la Marina estadounidense. Con sus 40.000 toneladas tienen casi la mitad del tamaño de los mayores portaaviones. Pueden transportar 30 helicópteros grandes y aviones a reacción de despegue vertical del Cuerpo de Marines, así como varios centenares de 'marines'. La Marina Real Británica posee también dos naves de asalto de 12.000 toneladas: el Fearless y el Intrepid. Ambas tienen una gran plataforma para el aterrizaje de helicópteros y un muelle interior que puede inundarse para que salgan los barcos de desembarco a través de una compuerta de bisagras en la popa.